PELIGROS EN EL MANEJO DE GASOLINA

Presentaremos algunas ideas que deben tener siempre presentes cuando usemos gasolina.  Aunque parezca una contradicción, un recipiente que contiene un poco de gasolina puede ser más peligroso que uno que está lleno las tres cuartas partes.  La razón es que un poco de gasolina en el fondo del recipiente crea una mezcla de gas-aire mucho más explosiva que la mezcla que se forma en un recipiente casi lleno.

Posiblemente el peligro más común, es la costumbre de muchos conductores de llevar siempre un recipiente con gasolina en el baúl del automóvil para evitar quedarse “colgados” en la carretera con el estanque vacío.  Posiblemente nadie conoce mejor los peligros de esta costumbre que los corredores profesionales de automóviles.  Siempre que un recipiente contenga algo de gasolina, se lo debe cerrar con el tapón adecuado. Pero si un recipiente ya no contiene gasolina se lo debe dejar abierto para permitir que los gases acumulados se evaporen.  De lo contrario, al mantenerlo cerrado y mezclarse los vapores con el aire existente dentro del recipiente podría producirse una explosión.

Los fabricantes han diseñado recipientes especiales para el almacenamiento de gasolina y éstos han sido probados y garantizan que si se los manejan con cuidado no producirán explosión alguna. Naturalmente, nunca dejar recipientes de gasolina cerca de llamas u operaciones que despidan calor.  Incluso si una máquina tiene resguardos especiales para proteger al ambiente exterior de chispas o ráfagas de aire muy caliente, no es recomendable dejar recipientes de gasolina cerca de donde estas máquinas operan.  Recordemos que si por algún descuido se deja al recipiente destapado los gases que salgan del mismo pueden viajar hasta la fuente de calor y provocar una explosión, y aunque no se lo deje destapado, la gasolina puede aumentar en volumen a medida que la temperatura se eleva y puede salir poco a poco del recipiente.

Aunque esta costumbre ya está bastante desarraigada de nuestra planta, todavía hay algunos de ustedes que limpian las herramientas con gasolina.  Es necesario recordar que nunca debemos limpiar herramientas con este producto tan peligroso.

La gasolina es un producto que conlleva avance y progreso para gran beneficio de la humanidad y si no fuera por ésta la civilización del hombre no hubiera adelantado mucho, hasta tal punto que la industria no estaría tan desarrollada como está hoy.  A la gasolina debemos en gran parte nuestros trabajos, pero hay muchas personas que debido al mal uso que han hecho de ella, han perdido no sólo sus trabajos sino sus vidas.

*Fuente “SUPERVISOR”. publicación del CONSEJO INTERAMERICANO DE SEGURIDAD.