114 (1)

PROTECCIÓN DE LA PIEL

La piel ofrece una capa natural de protección para el cuerpo humano. Debemos asegurarnos de proteger nuestra piel, para que ella pueda hacer su trabajo de ayudar a mantenernos saludables.

 

Peligros para la piel:

  • Quemaduras.
  • Cortes, chuzones, raspones, golpes y otras heridas.
  • Dermatitis.
  • Sensibilización.
  • Absorción de materiales peligrosos a través de la piel, causando problemas en otras partes del cuerpo.
  • Congelación y otras consecuencias de la exposición al frío.

 

Consejos para la protección de la piel:

  • Evalúe los peligros potenciales para la piel, antes de comenzar un trabajo.
  • Cuando utilice productos químicos, use los materiales menos peligrosos que le permitan hacer el trabajo.
  • Revise la etiqueta y la Hoja de Datos de Seguridad del Material, antes de usar químicos peligrosos.
  • Mantenga los recipientes de productos químicos cerrados cuando no los esté usando.
  • Use la ropa de protección prescrita; inspeccione su condición antes de usarla; cubra la mayor parte posible de la piel potencialmente expuesta.
  • Cubra cortadas y raspones con vendajes, si es posible, antes de usar el equipo de protección personal.
  • Siga los procedimientos de seguridad establecidos.
  • Lave muy bien las áreas de exposición potencial con agua y jabón (y seque) antes de comer, beber o aplicar cosméticos, y al final de cada jornada de trabajo.
  • No limpie la piel con disolventes o detergentes industriales.
  • Retire rápidamente el equipo y ropa contaminados.
  • Limpie y enjuague el equipo personal de protección, después de cada uso.
  • No comparta el equipo personal de protección, a menos que haya sido muy bien lavado y desinfectado.
  • No guarde los guantes con la parte interior hacia afuera.
  • Informe rápidamente cualquier herida relacionada con la piel, problemas o exposiciones; busque atención médica cuando sea conveniente.