Envenenamiento de Niños en el hogar

publicaciones C3 OCTUBRE
  • Pastillas de vitaminas y otros medicamentos no prescritos
  • Medicinas antidepresivas y para el corazón
  • Drogas para aliviar el dolor
  • Líquidos para limpiar sanitarios y destapar cañerías
  • Detergente de lavandería y blanqueador
  • Insecticidas
  • Líquido anticongelante y limpia vidrios
  • Queroseno, gasolina y aceite para lámparas

Consejos para el control de venenos:

  • Compre productos con tapas a prueba de niños; ciérrelos fuertemente.
  • Mantenga las medicinas y los limpiadores fuera de la vista y en gabinetes con seguro a prueba de niños.
  • Deshágase de las medicinas viejas en un recipiente para basuras ó por el sanitario.
  • Limpie la casa o el jardín después de trabajar allí y deshágase adecuadamente delos productos químicos restantes.
  • No tome medicinas frente a los niños.
  • Si es posible, compre productos con un sabor amargo. Venenos así sabrán mal a los niños y no los tomarán.
  • Ubique los números telefónicos de emergencia en el teléfono ó la nevera.
  • Mantenga jarabe de ipecacuana a la mano. No lo use, a menos que se lo indique el centro de control de envenenamientos ó su médico. Este producto induce el vómito.
  • Obtenga información sobre el tratamiento de envenenamientos en la Cruz Roja ó un centro de Control de Envenenamiento y tenga su número telefónico a la vista, para una rápida referencia.
  • Si un niño se ha envenenado, llame a un centro local de Control de Envenenamiento. El teléfono está en la primera página de su directorio telefónico. Lleve la víctima y el veneno (si es posible) al lugar del tratamiento, para que sean evaluados.

Cierre

Los niños pequeños se envenenan más usualmente. ¡Sin embargo, nadie es inmune! Si alguien se envenena, llame al control de envenenamientos inmediatamente y traiga el recipiente del veneno al teléfono, cuando haga la llamada. Siga las instrucciones que le den los expertos del centro de control de envenenamiento. Recuerde, inducir a la persona a vomitar puede no ser siempre el mejor tratamiento, especialmente si la víctima ha ingerido agentes cáusticos ó productos derivados del petróleo. Mantenga a la víctima en calma, cálida y bajo vigilancia, hasta que se obtenga tratamiento profesional.